miércoles, 8 de agosto de 2007

HOY MIERCOLES SIGUE LA FRONTERA CERRADA

Imágen del Puente Internacional Simón Bolívar.
Pasadas 48 horas del cierre de la frontera, comenzaron a agravarse los efectos adversos de esta medida de protesta contra los peajes, al dispararse el precio de la gasolina que llega a territorio colombiano a 50 mil y 60 mil pesos por pimpina, al tiempo que aumentaron las pérdidas económicas como consecuencia de la paralización del paso de frontera a través de los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, cayeron las ventas en el comercio local y se devaluó el bolívar a cuarenta y ocho centavos de pesos ($0,48).Con el transcurrir de las horas la situación se irá agravando y ahora las posibilidades de solución al conflicto se centran en la reunión que sostendrán este jueves en la mañana en la Embajada de Venezuela en Bogotá, el ministro de Transporte de Colombia y el embajador venezolano Pável Rondón.Este martes el paso de vehículos por los puentes internacionales de San Antonio, Ureña, Boca de Grita continuó cerrado, sin presentarse mayores incidencias. Los miles de transeúntes avanzan hacia uno y otro lado de la frontera, para abordar luego de los puentes los vehículos de transporte colectivo, por puesto, particulares, las moto-taxi o bicicletas para llegar a su destino. El departamento de Arauca, fronterizo con el estado Apure, también está sintiendo los efectos del cierre, porque la mayoría de alimentos de la cesta básica, bebidas, medicinas y otros insumos, son movilizados por carretera venezolana. Las pérdidas por la paralización del comercio internacional son cuantiosas y se sienten directamente en el sector de los agentes de aduana, almacenadoras, transportistas y demás actores que de manera directa o indirecta intervienen en estas operaciones. Las ventas en el comercio de San Antonio y Ureña también han caído considerablemente, principalmente en el sector de la línea blanca, ya que los clientes no compran porque no pueden pasar los bienes, al no haber transporte. Sin embargo, hay personas que atraviesan el puente Simón Bolívar cargando electrodomésticos, sillas, cauchos para vehículos, entre otros artefactos producto que el día de ayer martes era festivo en Colombia y hubo afluencia de compradores del hermano país quienes caminaban a lo largo de los puentes hasta San Antonio del Táchira y Ureña El sector de los víveres ha mantenido las ventas en condiciones regulares, porque la gente compra los productos aunque sea en pocas cantidades y con la bolsa en la mano o pagando el servicio de transporte a un “bicicletero” o carretillero, atraviesa el puente.En el mercado cambiario, el bolívar se devaluó a 48 centavos de peso para la compra y 50 para la venta, empujado por la revaluación de la moneda colombiana ante el dólar, pero también por la incertidumbre creada por el cierre de frontera. Según los cambistas, al cambio oficial en Colombia el dólar vale alrededor de 1.900 pesos, mientras que el paralelo está por debajo de este precio. Los representantes del comité de conflicto esperan que en la reunión del jueves en Bogotá se encuentre solución a la problemática de los peajes, pero también están solicitando que se realice una mesa de diálogo en la mitad del puente internacional Simón Bolívar, de San Antonio, donde los sectores involucrados de Colombia y Venezuela, así como los actores del cierre, puedan participar.